Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

En Vivo

Salud mental

Niebla cerebral en personas mayores ¿Por qué la mente se te queda en blanco?

  • 4 de Marzo, 2018 11:26 AM
  • Lectura:
Niebla cerebral en personas mayores ¿Por qué la mente se te queda en blanco?
Puede deberse a diferentes causas, aunque el motivo concreto por el que se desencadenan estos episodios aún no está del todo claro -.Agencia

La niebla cerebral, también conocida como fibroniebla o niebla mental, es una alteración en el cerebro que pueden presentar los adultos mayores, pero también personas más jóvenes, como aquellas que sufren fibromialgia. Puede deberse a diferentes causas, aunque el motivo concreto por el que se desencadenan estos episodios aún no está del todo claro.

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison descubrieron que el origen del problema puede estar en diferentes grupos de neuronas corticales. Cuando surge la niebla cerebral el cerebro no dispone de la energía suficiente para seguir pensando, pierde recursos cognitivos, y es como si se apagase. La persona que la padece se queda en blanco, no puede continuar con la conversación que estaba manteniendo, o no es capaz de saber qué es lo que iba a hacer en ese momento.

Señales que alertan de que el mayor padece niebla cerebral

Una persona que presenta fibroniebla puede sentir varios de estos síntomas combinados:

  • Pérdida de memoria: entre quienes la padecen es muy común que olviden información sencilla, como el nombre de un familiar o la conversación que acaban de mantener con un amigo, ya que les resulta especialmente complicado retener información verbal. Los olvidos surgen a corto plazo normalmente.
  • Falta de comprensión: la niebla cerebral también provoca que el cerebro no sea capaz de asimilar lo que se está leyendo o la explicación de otra persona, por muy sencilla que sea.
  • Poca claridad y rapidez de pensamiento: resulta complicado centrarse en un tema, trabajar en él, o sacar conclusiones del mismo aunque se esté familiarizado con él. Además, los pensamientos se desarrollan de forma muy lenta.
  • Perder la orientación: la dificultad para pensar provoca que la persona con niebla mental se desoriente incluso en lugares que conoce. Puede necesitar varios minutos para saber el camino que debe seguir.

Aunque la niebla cerebral o fibroniebla no es un problema que afecte únicamente a las personas de edad avanzada, existen una serie de razones asociadas a su aparición que son comunes entre los adultos mayores. Las causas más habituales de la niebla mental en la tercera edad son:

  • Déficit de nutrientes: una mala o escasa alimentación conlleva la falta de vitaminas y minerales que el cerebro necesita para funcionar correctamente. Una dieta pobre en magnesio, vitaminas del grupo B, omega 3 o calcio, entro otros nutrientes, perjudica al cerebro.
  • No descansar adecuadamente: con el paso de los años las personas tienden a dormir menos, hacerlo a deshoras, o a modo de cabezadas en el sofá. Dormir mal y pocas horas provoca que el cerebro disponga de menos energía para pensar con claridad.
  • Desequilibrio bioquímico: este problema surge cuando los neurotransmisores del cerebro no son capaces de regular la producción de las endorfinas, que son las sustancias químicas responsables de los estados de ánimo. Este desequilibrio, además de niebla cerebral, puede provocar ansiedad o depresión.
  • La menopausia: no se suele nombrar, pero la niebla mental puede ser un indicador de que se está llegando a la menopausia, ya que los cambios hormonales que experimenta la mujer en esta época pueden derivar en este trastorno. En concreto, es la bajada de la producción de estrógenos la que hace mella en la capacidad de concentración y memoria.
  • El estrés: se cae en el error de pensar que las persona mayores no viven estresadas, pero la soledad, la falta de recursos económicos, los cambios en su entorno, o la dificultad para ser independiente, provocan estrés durante la tercera edad. Como consecuencia de esto se produce más cortisol, una hormona que revoluciona a las células cerebrales, lo que genera un estado perjudicial para el cerebro.
  • El sedentarismo: existen estudios que indican que la falta de actividad física puede originar una disminución de la actividad cerebral. De nuevo hay que referirse a la cita latina “mens sana in corpore sano”.
  • Estas son las causas que pueden provocar que al llegar a la tercera edad surja la niebla cerebral, pero existen otros motivos por los que puede aparecer antes:
  • Padecer fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica: la primera es una enfermedad y el segundo un síndrome, pero ambos problemas de salud coinciden en que quienes los padecen presentan un déficit de unas proteínas esenciales, llamadas citoquinas, que el cerebro necesita para adquirir nuevos conocimientos
  • Demasiados estímulos para el cerebro: vivimos en una sociedad en la que cada vez se nos exige más, puestos de trabajo en los que se realizan muchas funciones, seguir estudiando, mantener una buena apariencia física, cuidar de los hijos o de familiares mayores, cuadrar la economía de la casa para cubrir los gastos y poder ahorrar algo, etcétera. Hay personas que hasta durmiendo siguen pensando en esto, por lo que no permiten que el cerebro descanse, así que ante este grado de saturación él mismo decide apagarse.

Las personas con niebla cerebral no sólo lo pasan mal en el momento en el que se quedan en blanco, sino que esta alteración en el cerebro –también conocida como fibroniebla – también les puede acarrear otras consecuencias negativas que interfieren en su bienestar y en sus actividades cotidianas:

  • Aparece el miedo: especialmente entre las personas más jóvenes surge el miedo de que estos episodios sean el comienzo de una enfermedad mental, como el alzhéimer. Además, se pueden plantear si afectará a su vida cotidiana, a su trabajo, a sus relaciones personales, etcétera.
  • Aislamiento: el no ser capaz de seguir una conversación, o el hecho de perderse en el camino a una cita, puede llevar a la persona que tiene niebla mental a dejar de hacer planes con familiares y amigos y aislarse en casa. Esto, a la larga, también provoca desapego emocional.
  • Confusión y estrés: la niebla cerebral no suele ser un motivo de consulta con el médico, especialmente entre los adultos mayores, porque lo relacionan con el envejecimiento. Así, no saber realmente qué nos pasa y por qué, genera confusión, e incluso  que agravan el problema.

Qué hacer cuando se sufre niebla cerebral

No se debe considerar este trastorno como algo que forma parte del proceso de envejecimiento porque dependiendo de la causa a veces se puede solucionar, o al menos reducir los episodios. Por ello, el primer paso debe ser hablar con el médico, ya que por ejemplo en el caso de las mujeres que están pasando la menopausia, la niebla mental se puede corregir con un tratamiento hormonal.

Además, se pueden seguir estos consejos para afrontar mejor una situación de niebla cerebral o limitar sus repercusiones.

Ten calma

Aunque no resulta fácil, se deben tomar los episodios de fibroniebla con tranquilidad, ya que como hemos visto el estrés empeora el problema. Así que ante esta situación es mejor respirar hondo, sentarse, intentar tranquilizarse, y retomar la tarea que se esté realizando cuando uno se encuentre con la capacidad de hacerlo.

Hablar de ello

Hay que comentar con las personas del entorno de lo que nos está pasando. Además de desahogarnos, esto nos va a permitir afrontar la situación con una actitud más activa en busca de soluciones. De esta forma nuestros familiares, amigos y compañeros entenderán qué ocurre cuando nos quedamos en blanco, serán más pacientes, y nos prestarán su ayuda en esos paréntesis.

Toma notas

Puede servir de ayuda tener un bloc de notas donde escribir cada día las tareas que se quieren realizar, los lugares a los que hay que acudir, o con quién hemos quedado. También servirá para apuntar ideas que se nos ocurran y que deseemos recordar, o datos que es conveniente tener siempre presentes como la medicación que se toma, o los números de teléfono de familiares y amigos.

Agrupa lo importante

Lleva siempre un bolso o riñonera con las llaves de casa, el teléfono móvil y el bloc de notas para tenerlos siempre a mano.

Realizar ejercicios mentales y de memoria

Como puzzles, sudokus o crucigramas, así como leer y hablar con las personas de nuestro entorno para mantener la mente en funcionamiento.

Meditar y descansar

La meditación, o actividades como el yoga o el tahichi pueden ayudar a liberar la mente, a reducir el estrés, y a dormir mejor, algo fundamental para que el cerebro funcione correctamente.

Realizar ejercicio

Sin llegar a niveles de demasiada exigencia, mantenerse activo en la tercera edad reduce el estrés, ayuda a conciliar el sueño, a distraer la mente, y a que al cerebro le llegue mejor la sangre. Nadar o realizar ejercicios en el agua puede ser una buena opción, ya que sumergirse en agua templada también ayuda a relajarse.

Adoptar una dieta equilibrada

En la que no falten los minerales ni las vitaminas esenciales, especialmente las del tipo B.

Seguir el tratamiento indicado por el médico

Especialmente quienes padecen una enfermedad que está ocasionando los episodios de niebla mental, como ocurre en el caso de los afectados por fibromialgia.

Mimar tu cuerpo

De vez en cuando date algún capricho recibiendo algún masaje placentero o disfrutando de una relajante sesión de hidroterapia.

Con información de Agencia

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Email
Noticiero Venevisión
COPYRIGHT ©2017 CORPORACIÓN VENEZOLANA DE TELEVISION, C.A. Todos los derechos reservados. Rif-j000089337
Suscríbete a:

NotiExpress