Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

En Vivo

Coronavirus

Coronavirus chino nCoV: preguntas frecuentes

  • 25 de Enero, 2020 07:50 PM
  • Lectura:
Coronavirus chino nCoV: preguntas frecuentes
Coronavirus -.Agencia

El nuevo coronavirus chino nCoV (2019-nCoV) que ya ha causado la muerte de 26 personas, y ha llegado a otros países como Tailandia, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Australia, Vietnam y Singapur (donde se acaba de confirmar la primera persona diagnosticada y otras 28 están en observación), podría continuar propagándose porque se transmite de persona a persona y el 25 de enero comienzan las celebraciones del año nuevo chino, lo que supone millones de desplazamientos dentro y fuera de China.

De hecho, el gobierno de esta nación ha puesto en cuarentena la ciudad de Wuhan (epicentro del brote, con 11 millones de habitantes), y nadie podrá salir ni entrar hasta nuevo aviso. En otras dos ciudades cercanas también se adoptarán medidas para tratar de evitar una epidemia; se trata de Huanggang –que tiene 7,5 millones de habitantes– y Ezhou (un millón de habitantes) cuyas estaciones ferroviarias cerrarán esta medianoche. Además, los gobiernos locales de otras urbes de gran tamaño han decidido cancelar los festejos públicos previstos con motivo del año nuevo para evitar que la infección se propague.

Pero, ¿es tan contagioso este coronavirus como para provocar una pandemia a nivel global? ¿Cuál es el riesgo real de que llegue a regiones tan distantes de China como Europa o América Latina? Respondemos a las dudas más frecuentes sobre el nCoV (2019-nCoV):

¿Qué es un coronavirus, cuáles son sus síntomas y cómo se transmite el coronavirus chino nCoV?

El nCoV es un coronavirus –que se llaman así porque al observarlos con el microscopio se ve que están rodeados por una especie de corona– de la misma familia de virus que pueden causar desde patologías leves como el catarro común, a infecciones graves como el MERS (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) –que se detectó por primera vez en Arabia Saudí–, o el SARS (síndrome respiratorio agudo severo), que acabó con la vida de unas 800 personas en un brote que se inició en Cantón (China) en 2002.

Se transmite por el aire y afecta principalmente al aparato respiratorio superior, provocando una especie de neumonía (se le está empezando a conocer también como neumonía de Wuhan), que incluye síntomas como fiebre, tos seca, malestar general y fatiga, y en algunos casos problemas respiratorios (disnea) después de haber viajado a Wuhan o haber tenido contacto cercano con alguien que estaba enfermo. Los CDC definen tener 'contacto cercano' como estar dentro de la misma habitación o área de cuidado en una distancia de entorno a 1.8 metros, por un periodo prolongado y sin ropa de protección, o bien  "tener contacto directo con secreciones infecciosas" de una persona con el virus

La infección por nCov puede afectar a personas de cualquier edad, aunque parece que las más vulnerables a presentar síntomas graves o a fallecer por su causa son los adultos –el 70% de los afectados hasta ahora son mayores de 40 años, según la OMS–, que padecen patologías previas o personas con el sistema inmune debilitado. De momento se desconoce si podría haber individuos infectados asintomáticos.

¿Cuál es el origen del nCoV-2019?

Desde el principio se sospechaba que el virus había pasado de algún animal presente en un mercado mayorista de mariscos, aves de corral, serpientes, murciélagos y otros animales de granja, de la ciudad china de Wuhan (capital de la provincia Hubei), donde se inició el brote, a un ser humano. Un estudio publicado el 22 de enero en Journal of Medical Virology señala que el posible reservorio y su fuente de contagio original podrían ser las serpientes –específicamente el krait chino y la cobra china–.

Los investigadores analizaron y compararon las secuencias genéticas del 2019-nCoV y otros coronavirus conocidos; esto reveló que el nuevo coronavirus se asemeja más a dos ejemplos de coronavirus SARS de China, lo que en principio sugería que, al igual que el SARS-CoV y el MERS-CoV, los murciélagos podrían ser el huésped original del 2019-nCoV, pero cuando realizaron un análisis bioinformático más detallado de su secuencia de ADN comprobaron que en este caso podría tener su origen en las serpientes.

¿Cuál es el índice de mortalidad del coronavirus de Wuhan?

Hasta ahora se considera que este nuevo coronavirus es menos agresivo que el SARS-CoV que origina el SARS, y que desencadenó una epidemia en 2002-2003 en la que se infectaron más de 8.000 personas, especialmente en China, Taiwán, Singapur y Canadá, resultando letal para alrededor del 10% de sus víctimas. Teniendo en cuenta los últimos datos proporcionados por la agencia Reuters el nuevo coronavirus habría afectado ya a más de 500 personas, de las que 17 han fallecido, por lo que la tasa de mortalidad del nCov es de alrededor del 3%. Para ponerlo en perspectiva, el del ébola supera el 50%.

Como ha explicado a WebMd el doctor Jim Le Duc, director del Laboratorio Nacional de Galveston del Centro Médico de la Universidad de Texas, las características del nuevo coronavirus que provocan más alarma es que se puede transmitir entre seres humanos, su capacidad para matar al paciente, y el hecho de que se trata de un virus nuevo, lo que significa que no ha habido tiempo para desarrollar inmunidad.

¿Hay riesgo real de que el nCoV se propague en España?

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) considera que existe una probabilidad moderada de que se produzcan casos importados en la Unión Europea en individuos que viajan hacia y desde Wuhan (tres aeropuertos de la UE tienen conexiones de vuelo directas con esta ciudad).

En España, el informe elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad considera "muy bajo" el riesgo de que el coronavirus se introduzca en el país, por carecer de aeropuertos con vuelos con conexión directa a Wuhan y no ser esta ciudad un destino turístico habitual. El informe también estima muy bajo el impacto para la Salud pública en caso de que se detectara un caso importado en España porque la transmisión persona a persona del virus "es limitada y se asocia a un contacto estrecho".

Aunque también advierte que se evite “el contacto cercano con personas que padezcan infecciones respiratorias agudas", y que las personas con síntomas de infección respiratoria aguda mantengan una distancia de alrededor de un metro, se cubran la boca y la nariz cuando tosan o estornuden con pañuelos desechables o con el codo, y se laven las manos con frecuencia.

¿Podría llegar el coronavirus chino a América Latina?

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), sucursal de la Organización Mundial de la Salud en las Américas, ha emitido recomendaciones generales y ha solicitado a los gobiernos de estos países que incrementen la vigilancia para identificar a las personas con enfermedades respiratorias agudas e informar a los profesionales médicos sobre el brote de nCoV chino y las pautas de actuación si observan un caso sospechoso.

Además, la OPS ha pedido que se extremen las precauciones ante el flujo de viajeros procedentes de China con motivo de las celebraciones de año nuevo, y que las personas que se desplacen a la ciudad de Wuhan no entren en contacto con individuos con síntomas de enfermedad respiratoria, ni acudan a lugares donde haya animales de granja o salvajes.

En Minas Gerais, Brasil, se investiga el caso de un paciente procedente de Shanghai que presenta síntomas similares a los del coronavirus chino, pero de momento las autoridades sanitarias no han confirmado que su problema de salud esté causado por este virus. También hay varias personas en México, y dos en Colombia, que se encuentran bajo vigilancia ante la posibilidad de que se hayan contagiado.

¿Cómo prevenir el contagio del coronavirus chino?

Las medidas de prevención que se deben adoptar para evitar contagiarse con el nCoV son en realidad similares a si se tratase de cualquier otro virus que afecta al aparato respiratorio, como los que causan el catarro o la gripe:

No acudir a lugares cerrados donde se concentre un gran número de personas.

Lavarse correctamente las manos y no tocarse con ellas mucosas de ojos, nariz y boca si no se han limpiado previamente.

Cubrirse con un pañuelo desechable para estornudar (y tirarlo después) o con el codo. También se puede usar una máscara médica.

Ventilar el hogar o el lugar de trabajo.

Evitar viajar a las zonas donde se hayan registrado casos, aunque oficialmente por ahora no se recomiendan restricciones en este sentido.

Cuando visites mercados con seres vivos, evita el contacto directo sin protección con animales vivos y superficies en contacto con animales.

Cocinar bien la comida, sobre todo la carne.

¿Cómo se trata la infección por coronavirus nCoVo?

El tratamiento del nuevo coronavirus está orientado a aliviar las molestias que sufre el enfermo –como analgésicos o antintérmicos– y a limitar el riesgo de que se produzcan complicaciones, especialmente si el paciente tiene alguna otra enfermedad. Actualmente no existen vacunas ni terapias específicamente diseñadas para combatir esta infección con origen chino.

La Organización Mundial de la Salud ha elaborado una guía con las pautas de actuación para atender a los infectados destinada a los trabajadores sanitarios, que también informa sobre lo que no se debe hacer en estos casos, y en la que las medidas recomendadas se estructuran en los siguientes apartados:

Identificar y clasificar a los pacientes con síndrome respiratorio agudo severo y síntomas que indiquen que pueden estar infectados por nCoV (en el documento se ofrecen datos para diferenciar esta infección de otras patologías respiratorias que son leves).

Establecer de inmediato medidas de prevención y control de la infección para evitar su propagación.

Administrar tratamiento de apoyo (como terapia con oxígeno y antimicrobiana) a los enfermos, y monitorizarlos para vigilar su evolución.

Recoger muestras para el análisis en el laboratorio, donde se buscará la presencia de bacterias que causan neumonía y sepsis.

Controlar la insuficiencia respiratoria.

Manejar el shock séptico (problema de salud que impide que los órganos y tejidos reciban el aporte de oxígeno y nutrientes que necesita y conduce a la muerte celular y el fallo orgánico y puede causar la muerte del paciente).

Prevenir o reducir la incidencia de complicaciones (como la neumonía asociada al soporte ventilatorio, la infección por catéter, las úlceras por presión, o el tromboembolismo venoso).

Proporcionar terapias específicas contra el nCoV.

Seguir indicaciones especiales en el caso de las pacientes embarazadas.

Agencia

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Email
Noticiero Venevisión
COPYRIGHT ©2017 CORPORACIÓN VENEZOLANA DE TELEVISION, C.A. Todos los derechos reservados. Rif-j000089337
Suscríbete a:

NotiExpress